Mitos sobre el rendimiento psicológico en el fútbol (II)

Continuamos con la 2ª  parte del artículo sobre mitos en el rendimiento psicológico en el fútbol.

  • No hay que ponerse nervioso

Esta es una afirmación recurrente en dos tipos
de entrenadores:

– Aquellos que fueron jugadores de élite y experimentaron poca ansiedad competitiva: Normalmente si un jugador llegó a la élite fue porque supo controlar muy bien sus nervios y como entrenador considera que aquello que a él se le daba bien debería también funcionar para su equipo. Como ante los retos se venía arriba y en vez de sentir ansiedad competitiva, espera que los jugadores reaccionen igual. Y esta situación no siempre ocurre.

– Los que creen que motivar es suficiente para mentalizar a los deportistas: Por otro lado, hay entrenadores que consideran que el rendimiento mental es principalmente una cuestión de motivación y no tienen en cuenta otros aspectos importantes. Preparar a su equipo para el partido es sinónimo de acelerar a fondo,y esto resulta insuficiente porque no enseñan a “frenar en las curvas”.

En ambos casos se reconoce que en el equipo puede haber nerviosismo y el recurso consiste en pedir que desaparezca.

Cuando se pide que los nervios desaparezcan sin más, los nervios no desaparecerán en el jugador. Esto conlleva el problema de que el jugador talentoso pero poco entrenado en el aspecto mental nunca rendirá al nivel que podría llegar a hacerlo. Decir que no hay que sentir miedo, se ajusta poco a la realidad de algunas situaciones y a la necesidad de muchos futbolistas. Además, esta frase también nos dice mucho del entrenador y de su falta de empatía con sus jugadores; además de suponer una amenaza grave a su capacidad de liderazgo.

Evidentemente, en el fútbol moderno y en la vida en general existen diversas técnicas que nos ayudan a controlar la mente en este tipo de situaciones.

No hay que recordar al jugador lo amenazante que puede llegar a ser una situación para él, sino que hay que transmitirle que esa sensación que siente es completamente normal y debemos hacerlo entender que esas situaciones dependen de él y son perfectamente controlables. La relajación, la visualización, el control del pensamiento, enfocarse en la tarea y ser fiel en su rutina, son entre otras, algunas de las técnicas que ayudan a los deportistas de élite a mejorar su autocontrol.

Por su parte, el entrenador ha de orientarle en lo que debe hacer cuando se sienta nervioso, pues es el deportista el responsable de ello. No en vano, el mister puede ajustar los objetivos a las capacidades del jugador, ayudarle a identificar los momentos de riesgo, hacer que el futbolista no sienta que la presión recaiga sobre él, reducir la incertidumbre dándole información y feedback.

“El entrenamiento mental requiere, como cualquier habilidad, de la práctica. Por lo tanto,los resultados en competición sólo se observan si se aplica a diario, en los entrenamientos, con esfuerzo y perseverancia. Sus técnicas son eficaces, y si no funcionan, es porque no se aplican con maestría o con un buen asesoramiento”

Ramos: “Para nada tenía miedo, ya tenía ganas tras lo del Bayern”

 

Fuente: Fútbol-táctico

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *